Causas para una rabieta

Esta semana afrontamos RABIETAS en el blog, y quería compartiros el artículo de una mamá australiana con mucho arte, que recopiló las razones por las que su hija de 3 años montaba en cólera a lo largo de un día, ¡registró 44 razones en 24 horas!, podéis leer el original, en inglés, aquí:  http://babyology.com.au/miscellaneous/44-completely-rational-reasons-my-three-year-old-tantrumed-today.html  Si lo vuestro no es el inglés, las 44 razones en español serían algo así como:

1.    Quería usar su camisa de Elsa (que estaba en el cesto de la ropa sucia).

2.    Se puso su ropa interior al revés.

3.    Puse el episodio equivocado de Strawberry Shortcake.

4.    No le hice su desayuno lo suficientemente rápido.

5.    No quería cereales. Quería avena.

6.    Le di el tazón equivocado para la avena. Quería el tazón en el que puse el cereal que no se había comido.

7.    Se derramó avena en la rodilla.

8.    Quería la cuchara pequeña.

9.    Le di la manta amarilla en lugar de la manta rosa.

10.  Quería ponerse su vestido de Elsa en lugar de su camiseta de Elsa.

11.  Hoy no es su cumpleaños.

12.  Su cinturón de seguridad parecía divertido.

13.  Su hermano la miró en el coche.

14.  El gato no dejaba que lo cogiera de la cola.

15.  No podía abrir el envoltorio de su barra de muesli.

16.  Yo abrí el envoltorio de su barrita de muesli demasiado.

17.  Su barra de muesli se rompió en dos.

18.  Al colorear, usé el color incorrecto de azul para el vestido de Cenicienta.

19.  Me senté en su amigo imaginario.

20.  Se puso los zapatos en los pies del revés.

21.  Peppa Pig terminó.

22.  Corté su sandwich en triángulos.

23.  Corté su segundo sandwich en cuadrados.

24.  No la dejé jugar en el coche.

25.  Sugerí que durmiera una siesta.

26.  Se le cayó el sombrero en el camino.

27.  No la dejé contestar el teléfono.

28.  Me senté en el lado equivocado del sofá.

29.  Empezó a llover.

30.  Tuve que cocinar la cena.

31.  Su hermano le habló.

32.  Derramó su agua.

33.  Utilicé la toalla roja para limpiarla. Debería haber usado la rosa.

34.  Me duché sin ella.

35.  Ayudé a su hermano con su tarea.

36.  Perdió el zapato rosa de su muñeca.

37.  Le pedí que se bañara.

38.  Le pedí que saliera del baño.

39.  La toalla rascaba.

40.  Su hermano se puso el pijama más rápido que ella.

41.  Pasé la página del libro que le leí para acostarse incorrectamente.

42.  Teddy se cayó de la cama.

43.  No le hice cosquillas en el brazo.

44.  Bostecé.

Recuerda que las rabietas son una manera inmadura de comunicarse y son normales, ayuda a tu hijo para que aprenda a reconocer y gestionar sus emociones, enséñale que con estos comportamientos no conseguirá lo que desea no prestándoles atención. Y sobre todo, por más que te agote, tómatelo con el humor de esta australiana, disfruta el proceso, por más que hoy te desquicie, algún día lo recordarás con nostalgia.

Autor

Paqui Morales - Psicóloga

Deja un comentario

Archivos